c/ San Miguel, 46 (Palma) - 971 21 47 21
Adultos 608 449 609  - Infantil 656 386 340

Aspectos positivos de los problemas psicológicos

No es extraño al hablar de alteraciones psicológicas utilizar palabras cómo: trastorno, problema, carencia, falta de…, alteración en…, déficit, y muchos otros más. Todos estos términos pueden abrumar a la persona que los sufre. Una parte importante del trabajo de un psicólogo es poder profundizar y ayudar a la persona a darse cuenta de que muchas veces lo negativo no nos deja ver todo lo positivo que hay detrás, y que, aunque todos tenemos algunas carencias, siempre encontraremos detrás fortalezas.

La base de la terapia es ayudar a la persona a cambiar aquellos patrones que le causan malestar, esto puede llevarnos, por ejemplo, a trabajar para flexibilizar rasgos de personalidad o patrones de conducta. Sea lo que sea que trabajemos, es importante entender que la idea no es cambiar quienes somos por completo, ni sentir que somos personas “defectuosas” o “incompletas”, sino adquirir unas habilidades nuevas que nos permitan ser más eficientes y faciliten que podamos conseguir nuestros objetivos, y estos serán siempre diferentes para cada persona.

La experiencia al estar trabajando muchos años en terapia lleva a darnos cuenta que detrás de cada problema hay un aprendizaje y una oportunidad de crecimiento. Frecuentemente el malestar y sufrimiento que pueden producir las alteraciones psicológicas ofrece una visión de la vida diferente a menudo cargada con algún que otro beneficio. Muchas personas con trastornos mentales poseen algún “superpoder” que bien canalizado puede resultar muy útil, en la vida y también en el proceso de la terapia. Pongamos algunos ejemplos:

- Las personas con trastornos obsesivos suelen tener un perfil muy bueno para ciertos tipos de puestos de trabajo, siendo a menudo muy valorados en sus empresas dado su alto nivel de autoexigencia y perfeccionismo, su responsabilidad y su meticulosidad.

- Algunos de los trastornos de personalidad son grandes cuidadores cuándo están bien (por ejemplo, el dependiente o el límite), muchas veces son valorados por su empatía y entendimiento emocional y suelen ser buenos consejeros.

- Muchas personas con TDAH suelen ser excelentes dinamizadores, ya sea en grupos de amigos o en el trabajo, saben hacer las cosas de manera entretenida y son excelentes en trabajos de tipo práctico.

- Muchas personas con trastorno bipolar o esquizofrenia son grandes artistas, son capaces de plasmar muchas de sus vivencias y convertirlas en vías para transmitir sus sentimientos, a menudo ofreciendo una visión del mundo que fascina al resto.

- A menudo observamos personas con trastornos de ansiedad que tienen una excelente capacidad de introspección y metacognición, es decir, son capaces de pensar mucho y son conscientes de todo lo que piensan, esto se puede canalizar de manera que sea muy provechoso, a menudo permitiendo un gran nivel de autoconocimiento.

- Muchos trastornos fóbicos o ansiosos tienen una gran capacidad de detectar estímulos que los demás podemos considerar imperceptibles, ya sean estímulos de cambios corporales, estímulos amenazantes del entorno o detalles en el resto de personas. Tienen una “hiper-percepción” de ciertos detalles, siendo conscientes de cosas que el resto no percibimos.

Muchos de estos “superpoderes” son comunes en casi todas las personas que han pasado en algún momento de su vida por dificultades psicológicas, y a menudo tienen una capacidad mayor para empatizar con el malestar de otros. Frecuentemente se acentúa su capacidad de observar y detectar tanto los estímulos externos cómo las emociones (internas y externas), muchas veces las vivencias les permiten crear obras de arte que fascinan a muchos, y, a menudo, desarrollan un gran nivel de autoconocimiento, etc.

Cómo veis no todo es malo y la Psicología ha demostrado que es también necesario identificar nuestros puntos fuertes para poder utilizarlos como herramientas cuándo queramos modificar cosas que no nos gusten o nos hagan infelices. Por ello, el trabajo del psicólogo incluye encontrar estos “superpoderes” y fortalezas e incorporarlos en le proceso de terapia.