c/ San Miguel, 46 (Palma) - 971 21 47 21
Adultos 608 449 609  - Infantil 656 386 340
Coaching Psicológico
Como psicólogos, acompañamos a nuestros clientes en la consecución de sus metas personales y/o profesionales.

Coaching Personal: cuando no hace falta sentirse mal para querer estar mejor

En Mentalment, el servicio de Coach Personal guarda relación con el proceso de intervención que realiza el psicólogo en un ámbito no clínico, a través de técnicas psicológicas que se utilizan en procesos de coaching. Este servicio, en sus modalidades presencial y online, tiene como objetivo principal ofrecer un soporte profesional y acompañar al cliente, a través de nuestras sesiones, en la consecución de sus metas personales y/o profesionales.

Generalmente y en el mundo de la psicología, el coach es aquel profesional que se dedica a impulsar y fomentar el desarrollo personal mediante la preparación y el asesoramiento, con técnicas psicológicas y objetivos claros para que la persona pueda mejorar e incrementar su grado de motivación y satisfacción. Un coach no dirige, acompaña. No dice lo que hay que hacer: ofrece una serie de recursos validados para mejorar y desarrollar sus propias capacidades.

Nuestro servicio de Coach Personal, en su modalidad presencial y online, está formado por psicólogos especializados en entender cómo funcionan las emociones, los procesos mentales y el comportamiento humano, y ofrece un acompañamiento integral, basado en el trabajo en equipo y la coordinación entre profesionales para obtener un resultado óptimo y eficaz.

Un seguimiento global, formado por un coach desde el ámbito de la psicología, implica la aplicación de técnicas y recursos profesionales, los cuales se basan en conocimientos actualizados, adaptados al contexto actual y verificados.

Recientemente, la figura de coach personal está en auge en muchos países por la asociación que se establece entre sus competencias y las propias de una psicología no clínica, así como por sus beneficios y aportaciones en la vida emocional y profesional de las personas.

A continuación, se presentan una serie de aspectos principales con los que podemos relacionar el coaching y los ámbitos en los que se obtienen mejores beneficios.

¿A quién va dirigido? ¿Cuándo recurrir a un coach?

Todos podemos sacar partido de una sesión con un coach personal. Puede acudir al coaching cualquier persona que busque desarrollar o fortalecer algún ámbito de su vida emocional o profesional.

Siguiendo las últimas tendencias, en Mentalment ofrecemos la posibilidad de acceder a este tipo de servicio en su modalidad presencial y online, para favorecer que los límites geográficos o de agenda no sean un impedimento.

Es importante mencionar que es un servicio dirigido a población no clínica, es decir, a personas que no sufren ninguna patología, de allí la importancia de que el coach sea un psicólogo. De esta manera, si el mismo profesional tiene las competencias como para valorar cada caso y conocer cómo funciona la personalidad, resulta mucho más eficaz adaptar los objetivos y cumplir con las expectativas de quien acude . Entre otros puntos, el servicio de coach personal, va destinado a todos aquellos que desean complementar su experiencia vital en algún aspecto particular, a través de la psicología y con profesionales especializados. Todos tenemos metas que nos gustaría lograr, conseguir ciertos cambios y durante el camino necesitamos fortalecer nuestros pasos y descubrir e incorporar herramientas útiles para obtener todo eso que nos proponemos.

Por ello, una coach personal nos puede servir para concretar y alcanzar nuestros logros. Puede ser una figura muy útil a cualquier edad y en cualquier momento vital: desde los deportistas de alto rendimiento, estudiantes, trabajadores, personas adultas… Todos podemos mejorar aspectos de nuestro día a día para sentirnos más satisfechos, cambiar y aprender a desarrollarnos a través de las bases de la psicología, y así gestionar de una manera más eficaz nuestra vida diaria. Así pues, las sesiones con una psicóloga que utiliza las herramientas propias de coach, son el complemento ideal para alcanzar un buen estado de salud global.

¿Coaching para gestionar mejor mis emociones? La Inteligencia Emocional

Para conocer mejor el mundo del coaching desde la aproximación de la psicología, vamos a comentar una serie de conceptos clave para enriquecer y comprender de una forma más completa lo que se puede trabajar a través del servicio de coach personal.

El concepto de Inteligencia Emocional lo popularizó el psicólogo Daniel Goleman y ha llegado a ser un constructo reconocido internacionalmente. Entendemos por Inteligencia Emocional, aquella capacidad de reconocer, comprender y gestionar los sentimientos propios y ajenos. La Inteligencia Emocional une el vínculo entre las emociones y la respuesta que tenemos ante ellas. Es una capacidad que puede ser entrenada con la ayuda de un coach tanto presencial como online, para mejorar y cambiar nuestra calidad de vida y desarrollar nuestro bienestar personal.

La interpretación que realizamos de nuestra percepción emocional junto con la respuesta que emitimos en consecuencia, puede trabajarse y mejorar hasta conseguir el cambio deseado. Los psicólogos utilizamos el coaching, para trabajar de forma global las diferentes competencias de la Inteligencia Emocional.

¿Un coach me puede ayudar a conocerme mejor?

El autoconocimiento

El autoconocimiento (o autoconciencia) emocional es un concepto clave que se engloba dentro de la inteligencia emocional: hace referencia a la capacidad de reconocer nuestros sentimientos y emociones, saber interactuar con ellos y responder de manera coherente con lo que uno siente y piensa.


Como el resto de aptitudes que comentaremos a continuación, el autoconocimiento emocional puede entrenarse con la ayuda de un profesional, concretamente, a través de un psicólogo que utiliza las técnicas de coach personal. Es una aptitud básica para conocerse a sí mismo, tomar decisiones acordes con nuestros pensamientos y reconocer las fortalezas y debilidades.


A través de procedimientos de coaching, podemos desarrollar e identificar ciertas emociones que inicialmente desconocíamos y en consecuencia, entender el comportamiento de las personas de nuestro entorno.


Aunque parezcan aspectos distales, el hecho de acudir a un psicólogo que utiliza las herramientas de un coach personal para conocerse mejor, es el primer paso hacía el cambio: mejorar la calidad de nuestras relaciones sociales y comprender mejor las reacciones de las personas que nos rodean.

  • Mejora de habilidades sociales
  • Entrenamiento de la comunicación asertiva
  • Gestión emocional
  • Autocontrol
  • Toma de decisiones

A través de un coach personal, logramos mejorar e incrementar nuestra capacidad de interacción social mediante técnicas específicas y dirigidas a dicho objetivo. Podemos hablar de potenciar ciertas habilidades conversacionales, habilidades para una entrevista de trabajo o también, habilidades para relacionarnos emocionalmente con ciertos colectivos o grupos de personas específicos.


No siempre es fácil establecer relación y comunicarse con personas que no forman parte de nuestro círculo habitual: hay muchos momentos en los cuales nos resulta complicado expresar lo que en verdad sentimos, o incluso que la gente entienda lo que realmente queremos decir. En estas situaciones, podemos aplicar las estrategias relacionales aprendidas en la sesión de coaching y poner en práctica los conocimientos que hemos adquirido.


En la mayoría de ámbitos de nuestra vida cotidiana, las habilidades sociales son esenciales en el desarrollo de nuestras amistades y relaciones personales. Sin ellas, nuestra vida social no tendría sentido. En la actualidad, una relación positiva con los demás es una cuestión importante para el bienestar personal e influye en la percepción que tenemos de nosotros mismos con el mundo.


Las habilidades sociales no solamente son relevantes para relacionarnos con nuestros amigos, si no también son imprescindibles en el desempeño laboral. Con el apoyo de un coach personal, podemos trabajar aquellos aspectos de las habilidades sociales o habilidades de comunicación que nos gustaría mejorar, asumir ciertos objetivos para crecer personal o profesionalmente y trabajar conjuntamente para poder concluirlos.


Por ejemplo, es importante conocer las claves para afrontar con eficacia una entrevista de trabajo, saber exponer ciertas opiniones en momentos de dificultad o conocer cómo pedir ayuda cuando realmente lo necesitamos… Las habilidades sociales son una herramienta fundamental para desenvolverse en el mundo actual y pueden entrenarse con el apoyo de un coach personal.

Podemos referirnos a la asertividad como una estrategia comunicativa, la cual implica saber opinar y expresar nuestros pensamientos de manera positiva, sin ofender ni menospreciar a las personas con las que nos estamos comunicando.


En psicología, es fundamental poder expresar lo que uno siente de forma asertiva: teniendo en cuenta cuáles son nuestros derechos y los derechos de los demás, partiendo del respeto y la tolerancia. ¿Puedo aprender a comunicarme de una manera asertiva en las sesiones de coaching personal? Si.


Comunicarse asertivamente puede relacionarse con la madurez personal: saber expresar una negación o una opinión distinta a la de los demás no siempre es fácil y en algunos casos puede ser el inicio de una discusión. El hecho de entrenar esta capacidad a través de un coach personal, puede enriquecer el abanico de estrategias comunicacionales, prevenir conflictos y mejorar la autoestima a través de un comportamiento más coherente y seguro con el mundo que nos rodea.


Por ejemplo, en ocasiones tenemos que corregir a otras personas cuando se equivocan y eso nos resulta incómodo: replicar una nota académica a nuestro profesor/a, volver al supermercado porque nos han vendido un producto en mal estado, comentar a nuestra pareja alguna cosa que nos ha sentado mal… Todas esas situaciones, comunes y ordinarias, para muchas personas pueden resultar incómodas e incluso, desagradables. Mediante nuestro servicio de coach personal, un psicólogo nos ayuda a optimizar los procesos de comunicación asertiva, mediante la adquisición de técnicas psicológicas útiles para desenvolvernos en diferentes ámbitos: sociales, laborales, de pareja, etc.

Otro aspecto fundamental que los profesionales de la psicología consideramos básico para el bienestar y desarrollo personal es la gestión emocional.


Un coach personal puede enseñar y acompañar a la persona en el reconocimiento de sus emociones y ayudar a comprenderlas mejor. No siempre es fácil interpretar lo que uno siente, más allá de lo que todos podríamos considerar tristeza o alegría. Las emociones en muchas ocasiones son de compleja interpretación, y aparecen en forma de sentimientos que no siempre pueden traducirse o identificarse.


El coaching sirve para entrenar a las personas en ese aprendizaje: resolver dudas habituales sobre nuestras emociones y su posterior interpretación. Las emociones son imprescindibles para relacionarnos con lo que nos rodea, son útiles y más si sabemos cómo gestionarlas y desarrollarlas de una manera eficiente.


Una vez conocemos nuestras emociones y sabemos cómo interpretarlas, también debemos hablar del autocontrol: otro aspecto de la inteligencia emocional que es importante para incrementar nuestro bienestar y que se puede entrenar con un coach personal con la finalidad de invertir en nuestra salud.

Además de relacionarnos directamente con nuestros pensamientos y emociones, es necesario resaltar también la parte conductual, es decir, nuestro comportamiento. Al fin y al cabo, es nuestro vínculo directo con todo lo que nos rodea y mediante las conductas que emitimos nos vinculamos con todo lo demás. Con el apoyo de un coach personal, se puede aprender a regular mejor los impulsos, a actuar con más precaución y a reducir, en ciertos aspectos, la impulsividad.


En nuestro contexto actual, donde la mayoría de las cosas son inmediatas y las consecuencias directas juegan un papel esencial, vale la pena aprender a ordenar nuestras preferencias, contemplar los posibles resultados y actuar en consecuencia con lo previsto. Desarrollar habilidades de autocontrol no es una tarea fácil: requiere todo un proceso de aprendizaje basado en unas fases previas a la actuación, para concluir con el objetivo que tenemos.


A través del coaching, se proporcionan herramientas útiles para los pasos previos a la acción, aprendiendo a gestionar la propia conducta de una forma eficaz. En este aspecto, un coach personal, nos ayuda a conocer las distintas claves para que podamos autoregularnos según nuestras motivaciones y objetivos.


Por ejemplo, una fase previa sería la de aprender a evaluar nuestra conducta y sus posibles consecuencias. Para saber si una conducta es preferible a otra, vale la pena evaluar las repercusiones que tiene y valorar cómo nos afectan a nosotros mismos. Otra fase sería aprender a reforzar (recompensar) esas conductas que sí nos proporcionan placer o resultados positivos:. Así pues, a través del coaching, aumenta la probabilidad de obtener recompensas y mejora la capacidad de gestionarlas a través de uno mismo.

La vida está llena de decisiones, algunas banales y otras muy importantes y decisivas. Cierto es, que desde el primer momento de la mañana vamos escogiendo alternativas una tras otra, principalmente, siguiendo nuestras preferencias. Desarrollar la capacidad de toma de decisiones es una tarea que puede entrenarse con un psicólogo y coach personal.


Algunas decisiones son automáticas: tomar primero el café, mirarnos al espejo, sonreír al conductor/a del autobús… Otras, en cambio, son premeditadas y merecen un tiempo previo de análisis y evaluación. En la psicología, hay múltiples teorías que hablan del proceso de toma de decisiones y de cómo puede abordarse. A través de un coach personal, se puede aprender a trabajar todo lo que abarca la toma de decisiones, desde el momento en el cual se valoran las diferentes opciones hasta el punto en el cual ya se ejecuta la decisión.


Así pues, mediante las herramientas psicológicas de un coach personal, podemos adquirir paso a paso las diferentes técnicas que nos aporta el mundo de la psicología, validadas empíricamente, para aprender a tomar decisiones con la mayor coherencia posible. Es cierto que en muchas ocasiones, el proceso de toma de decisiones es un proceso complejo y elaborado. Además, no siempre hay una opción universalmente buena y, en la mayoría de casos, en todas las alternativas encontramos aspectos positivos y negativos. Es por eso que, mediante el coaching, se aprende a decidir y a equivocarse, a gestionar nuestros errores y a mejorar con cada uno de ellos.